Todo Sobre el Amor Una roca en forma de corazón en una cama de rocas - Todo Sobre el Amor Banner<sup aria-hidden=true><a href=?err=vod-curl-tran#TranslationError^" width="100%">

Homosexualidad y la Separación de la Iglesia y el Estado

QUESTION: La oposición al matrimonio homosexual es una violación de la separación de la Iglesia y el Estado.

ANSWER:

Yo no quiero que el Estado gobierne a la Iglesia o que la iglesia gobierne al Estado, pero esta objeción es completamente desacertada. Primero, aún si uno aceptara el erróneo alegato inventado por las cortes, de que la Constitución requiere una separación estricta de la Iglesia y el Estado, la oposición al matrimonio homosexual no sería inconstitucional. Las iglesias y la Biblia también enseñan que el asesinato, la violación, y el abuso de niños son malos, pero nadie dice que las leyes que prohíben tales actos sean una violación de la "separación de la Iglesia y el Estado." De hecho, si el gobierno no pudiera aprobar leyes consistentes con la iglesia o con enseñanzas bíblicas, entonces todas las leyes criminales tendrían que ser revocadas, porque todas son de alguna manera consistentes con al menos uno de los Diez Mandamientos.

Segundo, existen iglesias en ambas partes de este asunto. En otras palabras, algunas iglesias en realidad apoyan el matrimonio homosexual. Entonces, si existe una separación estricta de la Iglesia y el Estado, entonces, supongo que no podemos convertir en ley la posición en pro del matrimonio homosexual tampoco, ¿no? Los activistas homosexuales no quieren entrar en eso.

Esta objeción de "separación de Iglesia y Estado" involucra una falta de distinción entre la religión y la moralidad. La religión involucra nuestro deber hacia Dios, mientras que la moralidad involucra nuestro deber del uno con el otro. Nuestros legisladores no le dicen a la gente cómo, cuándo, o si deben adorar - eso sería legislar la religión. Pero los legisladores no pueden evitar decirle a la gente cómo deben tratarse el uno al otro - eso es legislar la moralidad.

Como señalamos en nuestro libro, Legislating Morality,76 contrariamente a la opinión popular, todas las leyes legislan la moralidad. La moralidad tiene que ver con lo que es correcto e incorrecto, y todas las leyes declaran legalmente a un comportamiento correcto y a su opuesto incorrecto.

Así que la pregunta no es si podemos legislar la moralidad. La pregunta es: "¿La moralidad de quién debemos legislar?" No debemos legislar mi moralidad o su moralidad, pero la moralidad - la que heredamos, y no la que inventamos; la que nuestros fundadores declararon que es "autoevidente," porque nos ha sido dada por nuestro Creador.

Si usted tiene un problema con la moralidad, no me culpe a mí. Yo no la inventé. Yo no inventé el hecho de que los hombres no están hechos para otros hombres, o que el sexo fuera del matrimonio tradicional conduce a la destrucción. Esas verdades son parte de las "Leyes de la Naturaleza," como lo dice la Declaración de la Independencia, y sólo nos herimos a nosotros mismos y a otros al suprimir estas verdades para poder hacer lo que queremos.

Por miles de años hemos legislado la verdad autoevidente de que los hombres están hechos para las mujeres. Ahora, de pronto, los homosexuales - críticos desde hace mucho de los conservadores, por tratar de "legislar la moralidad" - están tratando de legislar su propia moralidad en la forma del matrimonio homosexual. Ellos quieren ignorar las verdades autoevidentes e imponer su propia moralidad inventada en todo el país.

La única pregunta es esta: ¿Debemos continuar legislando la moralidad heredada que nutre a la próxima generación (el matrimonio tradicional)? ¿ o la inventada que nos atrae a la destrucción (matrimonio homosexual)? Yo pienso que la respuesta es autoevidente.

Cortesía de Correct, not Politically Correct, escrito por Frank Turek. Para más información, visite www.impactapologetics.com.

76 Frank Turek y Norman Geisler, Legislating Morality, (Eugene, Oregon: Wipf y Stock, 2003).

Argumentos del Matrimonio Gay - ¡Siga Leyendo!


¿Tú qué piensas?
Todos hemos pecado y merecemos el juicio de Dios. Dios, el Padre, envió a Su único Hijo para cumplir ese juicio por aquellos que creen en él. Jesús, el creador y eterno Hijo de Dios, quien vivió una vida sin pecado, nos ama tanto que murió por nuestros pecados, tomando el castigo que merecíamos, fue sepultado, y levantó de la muerte como lo dice la Biblia. Si de verdad crees y confías de corazón en esto, recibe a Jesús como tu Salvador, declarando: "Jesús es Señor," serás salvado del juicio y podrás pasar la eternidad con Dios en el cielo.

¿Cuál es su respuesta?

Sí, hoy he decidido seguir a Jesús

Ya soy seguidor de Jesus

Todavia tengo preguntas



Derechos de Autor © 2002-2019 AllAboutLove.org, Todos los Derechos Reservados